Conoce más…. a Igor Cebrián

Hoy vamos a conocer a otra de las incorporaciones de esta temporada para CB Cuarte, Igor Cebrián.

Bienvenido Igor a nuestro club, ¿qué tal tus primeros meses en C.B. Cuarte?

Gracias. Realmente contento, muy cómodo en todo lo que tiene que ver con la logística, y disfrutando de lo que debe ser, del baloncesto. La verdad es que este curso pasado decidí cambiar de aires por discrepancias educativas con el club en el que estaba, y no me arrepiento en absoluto. En verano, a raíz del curso de entrenador superior, salieron varias opciones de sitios donde entrenar, y aunque había varios lugares donde entrenar equipos de categorías y nivel superiores a lo que tenemos aquí, Raúl me convenció con facilidad. Decidí apostar por un proyecto a medio-largo plazo, en un lugar que transmite la sensación de que se están haciendo bien las cosas, de que se crece con sensatez, dentro de la dificultad que tiene crecer a esta velocidad, y donde hay mucho que hacer, pero teniendo la sensación de que todo el esfuerzo que se hace merece la pena, ya que (de verdad) siento que estoy trabajando por el amor a este deporte y los valores que transmite.

Queremos conocerte un poco más, ¿cómo fueron tus inicios en el baloncesto?.

Puedo decir que fui enormemente afortunado. Yo no tenía ningún tipo de orientación deportiva. Era un magnífico estudiante, y en casa el deporte era algo positivo, pero a lo que no se le hacía ningún caso. Pero de niño era enorme, el más alto siempre en donde quiera que estuviera… y fui al Doctor Azúa. Así que inevitablemente entré en la escuela de basket, y me cogieron en el primer equipo, y lo que acabaría viviendo allí me cambió la vida (fuimos hasta campeones de España infantiles). Mi intención ha sido y será ayudar a que otros niños vivan algo parecido, aprendan a trabajar para mejorar, ser responsables con su esfuerzo y compromiso, apoyarse en equipo, y disfrutar de la experiencia. Fíjate si me cambió la vida que ahora soy profesor de Educación Física…

Y un día das el paso hacia los banquillos, ¿cuál ha sido tu trayectoria?.

Después del Azúa, en Cadete pasamos al Olivar, todos juntos (Azúa entonces era sólo Colegio, y no agrupación, y no tenía más que infantil), y en el segundo año de Cadete, me destrocé las rodillas. Podía jugar y hacer de todo, pero no entrenar a ese nivel, así que puestos a jugar por pasar el rato, decidí cambiar de aires y me pasé al fútbol 11. Y un día que estaba sentado en el banquillo, nuestro entrenador comentó si conocíamos a alguien que quisiera entrenar un equipo de baloncesto, porque su hermano buscaba un entrenador… me ofrecí y allí empecé a entrenar en el Colegio Británico. Me gustó tanto la experiencia que decidí estudiar INEF, y hacerme profesor de EF (siempre había querido ser profesor pero no había decidido de qué). Después hice Magisterio, y más recientemente los títulos de entrenador. Ahora toca seguir formándome por mi cuenta, aunque realmente los que más te enseñan día a día son los alumnos/jugadores. Estuve en el Británico hasta 2014, aunque sigo ahí de profesor, y pasé a Compañía de María donde tuve el privilegio de llevar un auténtico equipazo. Cerré el ciclo de Cadete con ellos, y aquí a Cuarte que he venido. A seguir aprendiendo y ayudar en lo que se pueda.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de C.B. Cuarte con respecto a otros clubes?.

Para ser totalmente sincero, un día que salía de un partido de Compañía me crucé a Raúl por la calle y me llamó la atención el chándal. Y es lo que en su momento me llevó a ponerme en contacto con él para ver si podía entrenar aquí. No el chándal en sí, sino lo que significa, la preocupación por, a pesar de ser un club «joven» con mucho camino por recorrer aún, hacer las cosas bien desde el principio, entrenar con rigor y seriedad, ser formales tanto en lo práctico como en lo logístico. Yo lo llamaría sensatez, saber quiénes somos y dónde estamos y lo que queremos ser dentro de un tiempo. ¿Ganar o perder? Me importa un pepino. Como me dijo un coordinador con el que hablé buscando equipo, «uno de los directivos quería exigirnos cierto porcentaje de victorias y le dije que eso era muy fácil, poníamos todos los equipos en C y listos…». Ganar o perder depende del rival. Trabajar bien, ser consecuentes, mejorarse a uno mismo día a día y seguir creciendo con la cabeza en los hombros y los pies en la tierra, eso depende de nosotros.

Llevas desde septiembre con el Cadete Masculino, ¿qué nos puedes decir de este grupo?.

Que voy de camino al entrenamiento con una sonrisa. Dándole vueltas y más vueltas a lo que tengo preparado para ese día. Que a veces me miran como si estuviera loco cuando les planteo algún ejercicio porque aparentemente es muy exigente, o porque creen que no van a ser capaces, pero se ponen y lo intentan. Técnicamente es un equipo muy inexperto y estamos recuperando terreno a marchas forzadas, pero últimamente tengo la sensación de que hemos encontrado la que debe ser nuestra forma de jugar, y los resultados lo refrendan (aunque ya he dicho que realmente me importan bastante poco, ayudan a evaluar la dirección del trabajo que hacemos). Ah, y también me voy del entrenamiento con una sonrisa, agridulce en este caso porque la mayoría de los días me quedaría otra hora entrenando con ellos…

Un poco más tarde asumiste el reto de coger las riendas del Junior Femenino, ¿qué tal con las chicas?.

El junior femenino está pasando unos momentos realmente difíciles. Por una serie de circunstancias no han sido capaces de dar más que chispazos de su verdadero potencial, y como grupo se quedan cortas en número para poder entrenar adecuadamente y encontrar su ritmo y estilo de juego. Las jugadoras se merecen de verdad un aplauso, muchas otras en su situación habrían tirado ya la toalla, y sin embargo están ahí dándolo todo y aguantando el tipo, entrenando con los chicos, jugando con 5… ni una queja. Espero poder encontrar la fórmula para que puedan acabar la temporada con una sonrisa, y aunque incorporar a alguien no sea la única solución, ayudaría mucho.

Como entrenador, qué pide Igor a un jugador que dirige.

Lo primero, que disfrute, que se apasione, que se entregue a tope y que durante el tiempo de baloncesto sólo exista el baloncesto. ¿Qué alguno quiere seguir hablando de basket después, o profundizar en algo? Genial, pero no es obligatorio. Pero el tiempo de basket es para lo que es, y no venimos a enredar con cualquier otra cosa. Además, en pista espero que piense, que decida, que cometa fallos y aprenda de ellos. Todos tenemos derecho a fallar, un tiro, una entrada, un pase, una decisión… lo que no podemos permitirnos es cometer el error de que ese fallo nos haga perder la cabeza y cometer otro más grande (como lamentarse de fallar una entrada y no hacer un balance defensivo), ni cometer el error de no tomar en cuenta nuestra responsabilidad en cada fallo para aprender de él y crecer como jugadores/entrenadores/personas.

En estas categorías, ya de canasta grande, ¿qué crees que es lo más importante que hay que transmitir a tus jugadores?.

Hay muchas cosas importantes, pero en mi opinión, lo primero es ser responsables y consecuentes. Tengo claro que este es un deporte de equipo, y en mi equipo siempre hay sitio para cualquier persona que venga a sumar, a aportar desde sus capacidades, y a ayudar a que el equipo crezca, progrese, y llegue lo más lejos posible. La filosofía de dar cada uno su mejor versión para hacer el mejor equipo posible, apoyarnos entre nosotros y respetar nuestras diferencias, pues ellas son nuestras fortalezas. En baloncesto suelen llegar a profesionales los jugadores más altos, fuertes, grandes, pero no conozco ningún equipo que juegue sin bases, ahora bien, casi todos juegan sin vagos…

¿Hay mucha diferencia a la hora de entrenar al Cadete y al Junior?, porque algunos días entrenan juntos…

Son como la noche y el día. Puedo explicar el mismo ejercicio con 3 palabras en el junior y más de 3 minutos de explicación en el cadete. Las chicas tienen una base excelente, pero no tienen ritmo de juego, y los chicos… todo lo contrario. Así que en los entrenamientos del junior, a veces se quedan algunos cadetes a ayudarnos, a permitirnos hacer ejercicios de 5×5 o cosas así, y en general han ayudado muchísimo a trabajar a otro ritmo (y a ellos también les ayuda a seguir aprendiendo). Además, los cadetes se han comportado de forma excelente durante estas sesiones, o en caso contrario no habría mantenido esta costumbre. Y esa responsabilidad de saber que están ayudando, que en ocasiones les ha tocado estar sentados un buen rato y seguir atentos, etc. también les ayuda a madurar y mejorar como personas.

Recientemente has conseguido sacarte el Curso Entrenador Superior, siempre es bueno seguir creciendo…

Cuando hice el nivel 2, uno de los profesores dio una clase realmente horrible, no me gustó nada. Y sin embargo fue capaz de transmitirme algo, lo mucho que él había disfrutado y aprendido en el Curso Superior. Me convenció de hacerlo, aunque yo no sabía muy bien dónde me metía. Junto con la carrera de INEF, es la experiencia vital más transformadora que haya tenido. El curso superior no te enseña, te cambia, y no sólo como entrenador. Me estoy sorprendiendo a mí mismo esta temporada con muchas de las cosas que digo o hago en los entrenamientos. Es más, me siento satisfecho hasta tal punto con la experiencia, que prácticamente se ha devaluado el hecho de conseguir el título o no. Lo que he aprendido y creo que crecido con esta aventura (el curso en sí es duro, exigente) ya es una parte de mí. De todos modos, como he dicho antes, sé que voy a seguir aprendiendo de un modo u otro. Mi intención es encontrar un campus de verano o alguna cosa así en otro país en el que pueda trabajar, ver distintas formas de entrenar, aprender más del cómo que del qué, etc.

Y con tus nuevos compañeros, ¿qué tal la relación, conocías a alguno ya?.

Pues realmente conocía a Raúl, de un día que coincidí con él en el campus de Navidad de Compañía, donde estaba el peque, y de oídas a Fernando Albir. Pero prácticamente nada. La verdad es que la relación es muy buena, aunque como voy a las últimas horas coincido poco con pocos… Pero el ambiente es de baloncesto por el baloncesto… y ahí ¿quién no está a gusto?.

La última ya… ¿te ves mucho tiempo en C.B. Cuarte?.

Esa es mi apuesta, venir a un sitio donde quedarme. Sino habría cogido alguno de los equipos sénior que surgieron, pero me apetecía ayudar a construir algo, como he dicho antes, y mientras siga creyendo en el proyecto estoy para lo que haga falta. A ver si todo va como promete y dentro de unos años se incorpora algún otro Cebrián al club…

TEST DE LA CANASTA:

1- Dime un jugador y una jugadora actuales que más te gustan.

Pau Gasol y Silvia Domínguez.

2- Tú ídolo de la infancia era…

Kareem Abdul Jabbar. Jugaba con gafas como yo y metía unos ganchos indefendibles, como yo, jajajaja.

3- ¿De qué equipo o equipos eres?.

Del Doctor Azúa y del C.B. Cuarte.

4- ¿Cuál es tu primer recuerdo de baloncesto?.

Estar en una masa de niños inmensa haciendo el loco en la escuela de Azúa, y que nos repartieran en equipos A y B… y como les sacaba a todos la cabeza, caí en el A aunque era un auténtico terror.

5- ¿A quién te hubiera gustado enfrentarte?.

Ya lo hice.

6- Aquello que siempre quisiste decir a tu entrenador y que nunca te atreviste o tuviste la oportunidad…

Me gustaría que pudiera leer esto y supiera la clase de persona que ayudó a forjar.

7- Si no hubieras jugado a baloncesto, ¿Qué deporte crees que hubieras practicado?.

De pequeño hice judo, tenis… posiblemente habría seguido con el judo, aunque fui a una competición y eran todos toneletes, y como yo era una especie de pino me ganaban sin despeinarse. En cuanto al tenis, se disputa con el ciclismo el título de deporte más aburrido de la historia.

8- ¿Qué red social te gusta más y cual menos?.

Realmente no me gusta ninguna, pero uso mucho facebook por temas de los vecinos, que tenemos un grupo ahí para resolver incidencias (y tenemos incidencias a montones en Arcosur). Twitter lo uso exclusivamente para cosas de baloncesto, aunque no entiendo que los mensajes sean limitados, a veces uno tiene algo interesante que decir y ocupa algún que otro carácter más, me da la sensación de que esos mensajes restrictivos dan permiso para escribir banalidades y hay mucha gente que abusa de ello. Por eso sigo a tan pocos usuarios.

9- ¿Quién es el cantante o grupo que escuchas y cambias de emisora al instante?.

Escucho muy poco la radio. Tengo un disgusto bastante grande por la música pop/rock/moderna en general. Toco el violín, tengo formación en lenguaje musical y muy buen oído melódico… y destripo todas las canciones. Es horrible. La mayoría de las canciones actuales repiten unos 8-10 segundos un sinnúmero de veces. Me explota la cabeza.

10- ¿Eres de Windows o de Mac?.

Utilidad frente a precio/calidad. Windows, por supuesto.

11- ¿Cuál es tu app favorita?.

Nunca se me ha ocurrido pensar que pueda tener una app favorita. La que más uso es la alarma, creo. Y el whatsapp pero por obligación más que por otra cosa.

12- Un libro, una película y una canción.

Libro, cualquiera de Terry Pratchett.

Película, mejor otro libro.

Canción, Avantasia, de Avantasia.

Esto es todo, agradecemos a Igor Cebrián su atención.