CRÓNICA I Poca actividad en San Valero