CRÓNICA | Poco a poco llegamos al final