CRÓNICA l Poco a poco incrementamos el número de partidos