CRÓNICA I Primeros partidos oficiales para nuestros mayores