CRÓNICA I Llegamos al parón navideño con buenas sensaciones