CRÓNICA I Jornada marcada por la lluvia