CRÓNICA | Pocos partidos con la Copa como protagonista