BALONCESTO CUARTE ASALTA EL PALACIO OLIMPICO DE BADALONA