Crónica del alevín masculino: Baloncesto Cuarte – Doctor Azua