Suerte desigual en una jornada pasada por agua