Vencer sin peligro, es ganar sin gloria