Match Centre - 20 mayo, 2017 - 10:09

Copa 

CB Cuarte de Huerva Cadete Masculino 16-17
35
AD Pirineos
31
1st 2nd 3rd 4th T
CB Cuarte de Huerva 35
AD Pirineos 31

@

Match Details

Emocionante partido ante un rival poderoso, con unos jugadores físicamente maduros, poderosos en rebote y con gran eficacia en el tiro. Los cuarteranos teníamos numerosas bajas y nos presentamos al partido con 6 cadetes y 4 infantiles, pero sin bajar en absoluto el nivel de juego. Es más, estos infantiles están prácticamente acoplados al equipo y se meriendan a más de un rival…

El partido comienza con una intensidad altísima, que se mantendrá durante todo el encuentro. Y a pesar de adelantarnos en el marcador, nuestro pívot referente hace dos faltas nada más empezar, con lo que se va al banquillo demasiado pronto, dejándonos con un juego interior formado por un infantil y un novato, frente al poderío del rival… y damos la talla.

Mantenemos una pequeña ventaja que oscila entre los 2 y 6 puntos, apoyados en nuestra defensa «especial», que tan buenos frutos nos está dando esta temporada. El partido se va resolviendo a pocos puntos, con muchísima lucha, y cada fallo se paga carísimo. Nos superan en rebote, pero en absolutamente nada más, a pesar de su ventaja física y su buen juego, no pueden con nuestra defensa, se les atraganta una y otra vez, y van perdiendo el control del juego. Llegamos al descanso con un 17-11, dejar a semejante equipo con 11 puntos en una parte, dice mucho del trabajo de los verdes.

Y en la segunda parte continúa la misma tónica. Si algo funciona, ¿por qué cambiarlo? Así que mantenemos nuestro modelo de juego, y ellos tampoco cambian nada, aunque los nervios aumentan y con ellos los errores, que se pagan con canastas en contra, y se incrementa la anotación. El encuentro entra en fases de rachas, con los visitantes que se acercan en el marcador (llegando a empatar) y los locales que vuelven a despegarse. Se convierte en un partido de fe, de concentración, de creer en lo que se está haciendo y no cometer errores. Y los de verde se han convertido a lo largo del curso en un bloque maduro, serio, capaz de subir la intensidad hasta el límite sin perder la cabeza, y manejan los minutos finales (hoy sí) a la perfección. Como resultado, una inmensa victoria en un partido que poco tiene que envidiar al ritmo de juego de un nivel superior. Enhorabuena.