El Junior Masculino acaba la temporada en cuarto lugar

  • 51215813414_c6ded88763_o
  • 51214337527_eb84a50141_o
  • 51215267643_3a2504d17b_o
  • 51216121975_f194999f1c_o
  • 51214337322_63896cdcf7_o
  • 51215814439_70cf3284a7_o
  • 51215814394_0e77bec459_o
  • 51215052276_bc5404ee1b_o
  • 51214336727_f8d135fcd3_o
  • 51215813794_310199fc4b_o
  • 51214336577_a4db99ee36_o
  • 51215051846_4389489f2b_o
  • 51214336417_81a8f024e0_o
  • 51215266543_29a049cb30_o
  • 51215266418_39c767ccf7_o
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.27.21
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.28.27 (1)
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.28.27
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.27.58
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.27.57
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.27.26
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.27.24
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.27.23
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.27.21 (2)
  • WhatsApp Image 2021-05-31 at 09.27.21 (1)
  • 51214335987_b7bcf37c91_b

No pudo ser, el pasado fin de semana, se jugó la Final Four del Campeonato de Aragón de Junior Masculino y nuestro equipo acabó en cuarto lugar tras salir derrotado contra Stadium y contra Helios.

Jorge Grasa, entrenador del equipo, ha querido expresar su sentir a través de las siguiente líneas…

En la semifinal, contra Stadium Casablanca, no hemos estado a nuestro nivel. Los tiros no han entrado en el primer cuarto, hemos concedido al rival una ventaja demasiado temprana, y ya no hemos sido capaces de encontrar nuestro ritmo competitivo.

Asumir que has perdido sin competir como esperabas y jugar a la mañana siguiente el partido por el tercer puesto no es fácil, pero este equipo lo ha hecho. Así, el partido contra Helios ha transcurrido como todos los de esta temporada entre ambos equipos; partidos intensos, ajustados y con alternativas en el marcador. El encuentro se ha decidido en detalles finales y ha caído hacia su lado como podría haber caído hacia el nuestro.

En cualquier caso, quedar cuartos de Aragón no ha sido suficiente para la ambición de este grupo. Terminar la competición perdiendo el último partido, cuando crees que mereces más, no deja buenas sensaciones.

La crónica del fin de semana acaba aquí, pero quisiera añadir algo.

No digo que el resultado no haya sido justo. El deporte de competición es formativo porque te enfrenta a la realidad, a los rivales, y a ti mismo. Con independencia de tus expectativas, la realidad se impone. Y no importa si ganas o pierdes; mientras quieras seguir compitiendo, mañana tendrás que volver a entrenar, a superarte, a aprender a hacer equipo y a afrontar un nuevo partido, un nuevo desafío.

Este equipo, en su camino en la categoría junior, ha competido bien, y tienen que saberlo.

Ya la temporada pasada supieron jugar a buen nivel y, con el concurso de algunos jugadores de segundo año (Andrés, Armando, Brian, Daniel Coxi, Fernando Embid, Juan Lázaro, Roberto Márquez), consiguieron victorias que les situaban en una más que aceptable posición de cara a la fase final de liga. La pandemia cortó la competición, curiosamente, venciendo a Casablanca en su cancha.

Este año, tanto humana como deportivamente, el grupo ha sido excelente: Jacobo, Daniel Abad, Diego, Santi, Beltrán, Sergio, Pablo, Fernando Gaspar, Daniel Muñoz, Fernando Arcega y Mario. Roberto Ruesca y Sansón han participado en los entrenamientos como dos más del grupo y nos han dado un extra de competitividad en las sesiones. Y, por supuesto, Matías Lescano: su experiencia, saber hacer y talante han sido fundamentales en la dirección y evolución del equipo.

Sin duda ha sido un tiempo duro para todos, y las circunstancias impuestas por la COVID19 no han sido más benévolas con nosotros que con los demás. Los confinamientos perimetrales y personales nos han puesto a prueba ya con la competición en marcha, pero el equipo ha sabido afrontar momentos difíciles y partidos complicados para resolverlos con solvencia, hasta ganarse el derecho a participar en la semifinal que enfrentaría al segundo y tercer clasificados de la fase regular.

Y ahora añadiré un comentario que, a mi modo de ver, incrementa significativamente el valor del esfuerzo y carácter de estos jugadores: en un año tan difícil, han sabido jugar al nivel de los mejores de la competición y, además, finalizar el bachillerato con buenas, incluso excelentes, calificaciones. Sin excepción. Un ejemplo para los jugadores más jóvenes.